17 September 2012

Andalucía – Parte 2 (broken eggs with cured ham)



(English version below)

Después de la playa, las gambitas y el perreo, a Herra K y a mí se nos ocurrió un plan fabuloso. Léase “fabuloso” con una importante carga de ironía, y es que la idea no fue otra que entre Huelva y Jaén (casa de la mamma) hacer una parada en Sevilla. Ni siquiera dormimos allí, el plan era llegar por la mañana e irnos por la noche y echar un fantástico día de agosto con 43 ºC a la sombra en la capital andaluza.

La visita estuvo bastante bien para que un extranjero, nórdico para más inri, entienda que la siesta no es un caprichito patrio, que no somos vagos por naturaleza y que ir a Sevilla en verano es una actividad cercana al suicidio. No es por hacerle la pascua al turismo sevillano pero si no queréis arder como la tea no os plantéis allí en verano.



Total, que de lo que habíamos planeado ver a lo que realmente vimos hubo un trecho bueno y nos quedamos con la Catedral, los Reales Alcázares, la Plaza de España y el Parque de María Luisa. De allí a la Calle Sierpes, pastelito en La Campana (que, por cierto, tienen la fama que se merecen) y chimpún. Llegamos a Plaza de Armas arrastrándonos y rezando porque aquello se acabara y eso, teniendo en cuenta que no somos muy creyentes ninguno de los dos, es un detalle importante a tener en cuenta.

La receta de hoy es mi plato favorito por siempre jamás. No sé por qué capricho del destino no estaba en este blog todavía, pero desde luego esta es una buena excusa para publicarlo. Como la cosa va de platos andaluces ahí va mi propuesta de huevos rotos con jamón.





Huevos rotos con jamón


Ingredientes (para 2 personas):

4 patatas medianas
4 huevos
1 cebolla pequeña
50 gramos de jamón serrano, cortado en lonchas finas
Perejil fresco
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Modus operandi:

1. Pela las patatas, lávalas y córtalas en láminas no muy finas. Sálalas y ponlas a freir en abundante aceite de oliva a fuego lento (la intención es que queden suaves, no crujientes). Añade la cebolla picada muy finita y deja cocinar junto con las patatas hasta que estén tiernas.

2. Por otro lado, fríe los los huevos en una sartén pequeña con 1 cm de aceite bien caliente (procura que la yema quede líquida, ahí está el éxito del plato).

3. Coloca las patatas y la cebolla (sin el aceite) en la base del plato, añade los huevos y rómpelos ayudándote de un cuchillo y un tenedor, dejando que la yema líquida impregne las patatas. Añade una pizca de sal a los huevos.

4. Por último, coloca el jamón encima de los huevos y termina añadiendo un poco de perejil fresco picado.

*Imprescindible una buena barra de pan para empujarse estos huevos y de postre, una buena siesta.

¡Qué aproveche!


*****

After the beach, the prawns and the lazy days, Herra K and me conceived a fabulous plan. Read “fabulous” with an important load of irony; the great idea was to make a stop in Seville on our way from Huelva to Jaén (mamma's house). We didn't even stay overnight, the plan was to arrive there in the morning and enjoy a fantastic August day with +43 ºC (109 ºF) in the Andalusian capital.

The visit was good enough to make a foreigner (a Nordic one!) understand that siesta is not a national whim, that we are not lazy by nature and that going to Seville in summer is something close to suicide. I don't intend to spoil the tourism in Seville but if you don't wanna burn like fire, just don't go there in summer.

So our plans were completely different to what we really did and we couldn't visit many parts of the city we would have liked to. We went to the Cathedral, Reales Alcázares, Plaza de España and María Luisa's Park. After that we went to Sierpes Street (the most famous street in Seville, full of shops), we had a snack in La Campana (place you cannot miss if you go there) and that's it! We arrived to the bus station dragging ourselves and praying for the end of the day and that, considering that none of us is a true believer, is something important to keep in mind.




Today's recipe is my favorite food forever and ever. I don't know why it wasn't in this blog yet, but I think this is a good moment to post it. Because this is about Andalusian food, here you have the famous broken eggs with cured ham “my way”. 

Broken eggs with cured ham


Ingredients (serves 2):

4 medium potatoes
4 eggs
1 small onion
50 g cured ham, finely sliced
Fresh parsley
Extra virgin olive oil
Salt




Modus operandi:

1. Peel the potatoes, wash them and cut them into not very fine slices. Season with salt and put them to fry with plenty of olive oil at low heat (we want to get soft, tender potatoes, not crunchy). Add the onion, finely chopped, and let it all cook until the potatoes are tender enough.

2. On the other side, fry the eggs in a small frying pan with 1 cm of hot olive oil (try to get a cooked white and a raw yolk, that's the secret of the recipe).

3. Place the potatoes and the onion (without the oil) on the dish, then add the fried eggs and break them with a fork and a knife, letting the liquid yolk wet the potatoes. Season the eggs with a pinch of salt.

4. Put the ham slices on the eggs and finish adding some chopped parsley.

*The way to enjoy these broken eggs is with a good white bread on the side. And a good siesta for dessert.

¡Qué aproveche!

31 comments:

  1. ja,ja y que lo digas Sevilla en verano es para morirse yo la ultima vez que estuve fue en agosto en la expo de Sevilla y casi me da un soponcio¡¡ y tengo claro que tengo que volver pero fuera de esta estación.
    Los huevos rotos con patatas me encantan pero asi con cebolla y jamón no los he probado,y te aseguro que caera esta receta,vamos¡¡
    beso

    ReplyDelete
    Replies
    1. Madre mía, ha llovido ya desde la Expo... por cierto, recuerdo aquel verano y fue infernal!! Eso de sacarte el bono y liarte a ver pabellones a las 4 de la tarde también estaba cercano al suicidio :P

      Un beso!

      Delete
  2. Churri, ni que decir tiene la panzá de huevos rotos con jamón que nos hemos dao tu y yo... Nuestro plato por naturaleza. Y ni que decir tiene que lo seguirá siendo por los siglos de los siglos. Ahí me has dao en toa la patata... Jajajaja Y lo de Sevilla... En fin, locura de guiris, aunque siempre merecerá la pena ir... Un beso bella.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Vivan los huevos rotos de La Cueva y viva la buena compañía!! La próxima vez, morcillica y huevos rotos... ya está bien de tanta pasta! jejeje

      Un beso bella.

      Delete
  3. Jajjajaj ya te digo! suicidio del de verdad! estuve una temporada viviendo en el sur, pero no llegue a comer este plato! anotado. Besitosss

    ReplyDelete
  4. Que pintaza, te ha quedado una foto espectacular.
    Odio el verano, al menos el verano español con temperaturas incompatibles con la vida humana. El año pasado me fui de vacaciones a Suecia y hace dos a Irlanda... si puedo huyo.
    Hoy he vuelto a Madrid desde Estambul con escala en Ginebra. Los suizos me miraban raro cuando a las 10 de la mañana iba yo en camiseta, pero me he vengado, que caritas ponían los pobres en Madrid con sus camisas + jerseys + cazadoras...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo también lo odio, pero cuando lo vives sólo de vacaciones no creas que está tan mal... sin trabajar, playita y en casa aire acondicionado. Así sí :P

      Delete
  5. Molan mucho los huevos rotos con jamón así como los has hecho. Sois un par de valientes de verdad. Hace un par de años un amigo sueco estuvo en casa, en Palma, en agosto y casi le da algo al pobre, así que lo de Sevilla en verano es pelín temerario. Valientes, que sois unos valientes!
    Muac.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Más temerarios que valientes... me alegro de que te gusten :)

      Un beso.

      Delete
  6. Pensar en hacer eso es premeditacion y alevosia al hacer ese crimen,el "pobre chico" no tendria idea de lo que es Sevilla...¡PERO CHICA !... tu si que sabes lo que son estas tierras y esas temperaturas...¡POOOBREEE! No tienes perdon pero este plato que es "gloria divina"te redimira de lo que has hecho.¡Que rico ! Un abrazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Qué pobre chico... pobre yo! A mí se me cruzó un cable de primeras y luego reculé pero claro... ya no había marcha atrás, porque cuando a este le dices que hace mucho calor y bla bla bla, te suelta lo de que eres una exagerada y que en España no hace calor. Lo que hay que aguantar... jejeje

      Un besote.

      Delete
  7. Ja ja..me parto imaginándolos a los dos dando vueltas por una ardiente Sevilla un día de agosto cualquiera.... Imposible hacer turismo por esas fechas, seguro que tu novio no lo querrá volver a repetir ;-)
    Tus huevos rotos se ven deliciosos. Aunque no es mi plato favorito, sí tengo que decir que me gusta mucho, sobre todo si se acompaña de un buen pan rústico. Ñam!!!!
    Besos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Bueno, dijo que la ciudad era muy bonita pero que ya la habíamos visto y "no era necesario volver". Con eso te lo digo todo. El orgullo finés por encima de todo... no vaya a ser que se le caiga el pelo por reconocer que yo llevaba razón...

      Un besote.

      Delete
  8. Aunque no es mi plato favorito, los huevos rotos siempre son un fijo, y los tuyos tienen una pinta estupenda, ¡¡qué bueno!!

    Son de esas cosas que no me atrevo a hacer en casa, lo dejo para los restaurantes, y para mi madre, que los borda :P

    Qué maldad la tuya, plantando a tu novio en Sevilla con ese tiempo, jajjaja

    Un beso!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ánimo Paula, es uno de esos platos agradecidos que cuando los preparas sólo puedes decirte a tí misma: "Viva yo y la gallina que parió a estos huevos" :D

      Un besote.

      Delete
  9. El que no ha estado en agosto en Sevilla no se hace una idea de lo que es. Hace bastante años se nos ocurrió a un grupo de amigos irnos a Sevilla para visitar Isla mágica un 4 de agosto. Lo peor, es que todos éramos de Jaén y de Granada, que eso si tuvo delito. Juramos y perjuramos no volver por esas tierras en esas fechas, porque es INSOPORTABLE. Que conste que el resto del año me encanta ir.
    Respecto a tu receta, también es una de mis favoritas. La pena es que en la calle ya no se puede pedir en la mayoría de los sitios por las condenadas patatas congeladas. Tú la has bordado, y lo de la cebollita lo tengo que probar.
    Un besote.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Desde luego, que a un finés se le meta entre ceja y ceja ir a Sevilla en verano tiene un pase, pero a unos andaluces... virgen santa (paberosmatao :P)

      Qué razón llevas con lo de las patatas, nos han invadido. Con lo buenas que están unas pataticas de las de verdad, fritas con aceite del bueno... madre mía, qué hambre!! :P

      Un besote.

      Delete
  10. Qué bonita es Sevilla y qué bien se come allí!! Tu receta me la ha recordado, muy buena...un besito

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchas gracias María José. Muy bonita, sí, sobre todo en invierno! :)

      Un beso.

      Delete
  11. jajajaja, me encanta que la gente comprenda porque lo de la siesta no es un capricho, vamos que no te imaginas lo que me gusta que todo el que lo dice caiga rendido a las 3 de la tarde en esta Andalucía nuestra. Bonita si que es Sevilla un rato largo, pero para ir en otoño,(yo cuando voy es en esta fecha, en verano lo hice una vez y aún estoy sudando!)
    Tus huevos rotos son un verdadero lujo, me encantan con esa barrita de pan para empujar....

    ReplyDelete
    Replies
    1. A mí también me gusta que terminen por reconocerlo, pero me gusta un poco menos cuando es a costa de mi sufrimiento, las cosas como son.

      Me alegro de que te gusten ;)

      Delete
  12. ¡Ya me han pisado otra vez el comentario! Yo que iba a decir que yo estoy harto de decir que la siesta no es un capricho, que a esas horas con ese calor no se puede hacer otra cosa. Nadie se lo cree... hasta que van y lo comprueban por sí mismos.
    ¡Me encantan los básicos! Lo digo por la receta. Comiditas de mamá y del pueblo, de las de todos los días. Estupendas.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Claro, en Brno seguro que lo les hacen falta siestas... aunque cuando estuve en Praga el mes pasado pegaba el solecito eh? Por cierto, la siguiente entrada es de tu tierra! Me alegro de que te guste la receta :)

      Delete
  13. Uno de mis platos favoritos, me encantan, te han quedado de lujo y sobre todo muy recomendable el final de la receta, que no falte una rica siesta...

    Un besito

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es que sin siesta no se digiere igual, verdad? Me alegro de que te guste.

      Un besote.

      Delete
  14. Sí que es bonita Sevilla (nosotros estuvimos en Diciembre con los naranjos repletos de fruta) y estos huevos rotos una delicia! Buenas fotos (difícil fotografiar huevos y patatas y que parezcan apeticibles ;-)

    Besotes

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchas gracias Helena, la verdad es que es uno de esos platos difíciles de fotografiar y no estoy muy contenta con el resultado, pero me alegro un montón de que las fotos te parezcan buenas. Muchas gracias!

      Un besote.

      Delete
  15. Que decirte de este post, es mi Sevilla del alma. Te acabo de descubrir gracias a Elena y me gusta mucho tu blog. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchas gracias Luisa, bienvenida! :)

      Delete
  16. Sant Ritz is more than just a home. Its combination of condominium status with
    contemporary ville living.the interlace condo

    ReplyDelete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...